¿Quién puede ser un Punto Violeta en la app Puntos Violeta?

08/07/2024


En la lucha contra la violencia de género, la creación de espacios seguros para las víctimas es fundamental. Los "Puntos Violeta" (puntos seguros para las mujeres) se han establecido como una red de apoyo integral destinada a ofrecer ayuda inmediata y recursos esenciales a quienes se encuentran en situación de riesgo. Estos puntos pueden estar ubicados en diferentes lugares y pueden ser recursos fijos o móviles, tanto públicos como privados, siempre y cuando estén autorizados y cumplan con ciertos requisitos. Este artículo explorará quiénes pueden ser un Punto Seguro Violeta, lo que supone y lo que conlleva.

¿Quiénes Pueden Ser un Punto Seguro Violeta?

En principio y de manera muy genérica, cualquier persona debería ser un punto seguro y de apoyo a otra persona, y cualquier lugar debería ser un punto de ayuda a cualquier persona que la pueda necesitar. Sin embargo, esto no es así. Además, debido a la mayor vulnerabilidad de la mujer, se están generando recursos específicos, los Puntos Violeta, para poder ayudarlas en caso de necesidad.

Los recursos dedicados a la protección de la mujer (Puntos Violeta) se pueden clasificar en:

Recursos Públicos (administraciones)

  • Fijos permanentes: Los puntos fijos son ubicaciones permanentes donde las víctimas pueden acudir en busca de ayuda. Estos lugares incluyen:
    • Centros de salud: Hospitales y clínicas que tienen personal capacitado para atender casos de violencia de género.
    • Oficinas municipales: Dependencias del gobierno local que ofrecen servicios sociales y de apoyo.
    • Comisarías de Policía: Estaciones de policía con unidades especializadas en la atención a víctimas de violencia, Guardia Civil, Protección Civil, etc.
    • Otros recursos: ....
  • Fijos temporales: Los puntos temporales son ubicaciones que se suelen habilitar durante ciertos actos o eventos multitudinarios donde las víctimas pueden acudir en busca de ayuda. Estos lugares incluyen:
    • Carpas informativas Violeta: Lugares que, coordinados por el municipio, se levantan con asociaciones y otros agentes para ayudar a mujeres en caso de necesidad.
    • Cursos o talleres: Realizados por asociaciones u otras entidades orientadas a la mujer.
    • Puestos de mando avanzados municipales: Puestos de protección civil o policía que se habilitan para estos casos.
    • Unidades Móviles de Salud: Vehículos equipados para proporcionar atención médica y psicológica.
    • Oficinas Móviles de Servicios Sociales: Vehículos que ofrecen asesoramiento legal y social.
    • Otros recursos: que se puedan habilitar en determinadas circunstancias.
  • Móviles: Personas especializadas en violencia de género, tales como:
    • Agentes de seguridad: Policías u otro personal de seguridad.
    • Unidades de Policía Móvil: Equipos de policía que se desplazan para brindar seguridad y atención en áreas específicas.
    • Voluntarios autorizados: Civiles autorizados como psicólogos, voluntarios de la Cruz Roja y otras asociaciones, con conocimientos específicos en violencia de género que pueden atender a víctimas o a mujeres en problemas.

Recursos Privados

  • Asociaciones y ONGs: Organizaciones que ofrecen ayuda y apoyo a víctimas de violencia de género y entidades que trabajan en la protección y defensa de los derechos de las mujeres.
  • Comercios y Tiendas de diversa índole: Establecimientos que se han unido a la iniciativa para ofrecer un punto seguro a las mujeres en caso de necesidad.
  • Instituciones: Educativas, de atención a la tercera edad, etc.

La implicación del sector privado es fundamental a la hora de erradicar esta gran lacra de la violencia de género, dotando al municipio de una mayor capilarización social y a las vecinas y visitantes una mayor facilidad de acceso a estos puntos donde pueden informarse, gestionar y organizar la espera mientras llegan las autoridades pertinentes en caso de que se requiriesen.

¿Qué Sentido tiene la plataforma Puntos Violeta?

La plataforma Puntos Violeta, como herramienta municipal para la protección de la mujer, funciona, entre otros aspectos, como agregador de todos estos recursos, de manera que, si se es un recurso aprobado por el municipio o por una entidad autorizada, se le va a poder ubicar en el grupo autorizado.

Puntos Violeta permite al municipio tener un escaparate único donde mostrar toda esta información, facilitando, por una parte, la gestión de la misma y, por otra, evitando a las integrantes del grupo el tener que ir a las diferentes páginas webs, u otrs fuentes, de cada entidad para acceder a esta información.

A las usuarias les permite acceder desde una única y sencilla plataforma a todos los recursos aprobados, por el municipio en el que viven o que visitan, sin necesidad de tener que acudir a las páginas web u otros medios de comunicación de cada uno de esos generadores del recurso.

La idea básica es que cualquier recurso orientado a la protección, información, seguridad, formación, prevención del riesgo, que esté autorizado por el ayuntamiento, pueda aparecer en el grupo.

Además, la plataforma Puntos Violeta dispone de otras funcionalidades, entre ellas, por ejemplo, la capa extra de seguridad (CES) que nos permite colaborar con la policía en caso de desaparición de un usuario.

¿Quién decide qué Puntos Violeta aparecen en la plataforma?

Cada municipio o entidad propietaria de un Grupo Puntos Violeta en la plataforma es administrador y coordinador de su grupo y decide qué información se va a poder ver en el plano de su grupo. Cada municipio decide, según el protocolo que imponga, qué recursos aparecen y cuáles no. Incluso el municipio tiene la capacidad de dotar a asociaciones o entidades de confianza la posibilidad de que ellas mismas sean las que puedan ubicar sus propios recursos en el grupo de su municipio. Por ejemplo, a asociaciones de mujeres en el municipio se les puede dar ese acceso especial para que puedan, ellas mismas, ubicar su sede o lugares donde realicen talleres o cursos.

Por regla general, hay recursos públicos que normalmente aparecen en la plataforma, como comisarías de policía, ayuntamientos, servicios sociales, Guardia Civil, Protección Civil, etc y otros que requieren una aprobación municipal.

Tengo una tienda y quiero ser un Punto Violeta en la plataforma ¿Qué hago?

Lo primero que tienes que hacer es contactar con tu municipio para saber si tu ayuntamiento está dado de alta en la plataforma. En caso de que sí lo esté, son ellos los únicos que pueden ubicar tu comercio, en función del protocolo que consideren, en su grupo municipal para estar visible en el plano como un lugar seguro para la mujer, si así lo consideran.

Si no lo están, puedes ponerte en contacto con nosotros a través de la página web Puntos Violeta.

¿Qué supone ser un Punto Violeta en la plataforma?

Además del orgullo y la satisfacción de alinear tu negocio con una acción social, en la que realmente puedes aportar, ser un Punto Violeta, como primer lugar de refugio frente a una agresión a una mujer que va buscando ayuda, conlleva unas responsabilidades y requiere de unos conocimientos mínimos de protocolos de actuación.

La gran mayoría de las veces, cuando una mujer acuda a un punto dado de alta en la plataforma, será para pedir información o solicitar ayuda y apoyo en una situación que no sea de emergencia inmediata en ese momento. La persona que la atienda deberá saber cómo manejar esa situación mientras lo comunica a las autoridades competentes en caso de que así se estime o se lo soliciten.

Otras veces, sin embargo, la entidad puede servir como refugio para una mujer que se ve asustada porque la están siguiendo. En este caso, el comercio deberá actuar de una manera distinta a la anterior. Pudiera ser que la estuviesen siguiendo con intención sana de conocerla y la mujer se hubiese asustado, o pudiera ser que las intenciones fuesen peores. El comercio debe saber actuar ante estas situaciones, o cuando una mujer dice que es víctima de maltrato y está el maltratador en la tienda, o si llega el maltratador en ese momento. ¿Cómo actúa el o la responsable de la tienda? Hay unos protocolos de actuación basados en experiencias previas.

En ocasiones, las más graves y urgentes, una mujer puede llegar a un Punto Violeta y comunicar que ha sido víctima de una agresión sexual. El protocolo de actuación aquí es muy distinto. Desconocerlo puede tener consecuencias funestas en el proceso posterior que llevarán a cabo profesionales. Lavar a la víctima, que beba agua, o que coma, o incluso darle un cigarrillo, si lo pide por el estrés de la situación, mientras espera a la policía, puede afectar e invalidar en un tribunal las pruebas de la exploración médica posterior. Con nuestra mejor voluntad, podemos estar entorpeciendo la acción médica, policial y judicial. Desconocer unos protocolos mínimos puede hacer que, con nuestra mejor voluntad, estemos dificultando la vía policial y judicial posterior y, por ende, perjudicando a una víctima que se había presentado pidiendo ayuda y cobijo.

Puntos Violeta

Certificado de Punto Violeta

Desde Puntos Violeta, en colaboración con prestigiosas asociaciones de policía y abogadas especializadas en violencia de género y derecho de familia, realizamos cursos prácticos de formación en protocolos de actuación ante diferentes escenarios.

El objetivo de estos cursos, más que una formación teórica sobre orígenes de la violencia de género, sus tipos, tipologías del agresor, historia de la violencia, etc, se centra en una formación eminentemente práctica de identificación de situaciones y protocolos de actuación ante las mismas, de manera que la persona que atienda a la víctima, ademas de saber actuar en la situación, sea capaz de transmitir sensación de seguridad y confianza, y no una mayor confusión que preocupe aún más a la víctima.

Estos cursos los realizamos en grupos de hasta 30 asistentes de manera telemática y pueden estar orientados a sedes de una misma empresa, a diferentes empresas y comercios disgregados en diferentes zonas geográficas, o incluso a diferentes comercios de un mismo municipio.

Puedes solicitar más información en este enlace.

En definitiva

Los Puntos Seguros Violeta representan un pilar esencial en la lucha contra la violencia de género. La posibilidad de que estos puntos sean tanto fijos como móviles, públicos y privados, amplía la capilaridad de los recursos y el alcance y la accesibilidad a los servicios de apoyo. Además, la formación adecuada de los operadores de estos puntos, a través de cursos especializados, garantiza una atención de calidad y una respuesta eficaz ante situaciones de crisis. Con un enfoque integral y colaborativo, los Puntos Seguros Violeta no solo ofrecen refugio y apoyo, sino también esperanza para quienes más lo necesitan.

Ser un Punto Violeta Civil, en la plataforma, no es un mero tema de aparecer en la aplicación, conlleva una responsabilidad. Así como diversos organismos e instituciones públicas, centros de salud, comisarías, etc, son conscientes de los protocolos de actuación ante hechos tan detestables y condenables, la gran mayoría de los comercios privados desconocen estos protocolos y lo que tienen que hacer mientras se espera a las autoridades competentes. Conocer estos procedimientos es fundamental para el mejor desarrollo del posterior proceso.

Ser un Punto Violeta en la plataforma conlleva una responsabilidad. Los protocolos de cada municipio para otorgar la ubicación en la plataforma dependen del municipio. Cada municipio, bajo su consideración, ubica los Puntos Violeta que considere según el criterio que imponga, pero recomendamos encarecidamente formar a los comercios, que soliciten ser Puntos Violeta, en los protocolos correctos de actuación ante estas situaciones antes de ubicarlos en su grupo.

La posesión del Certificado y/o el aparecer como Punto Violeta en la app indica a una posible víctima que en ese establecimiento conocen, al menos, los protocolos mínimos de actuación. Este hecho es decisivo en su proceso de elección para acudir a ese establecimiento en lugar de a otro. El hecho de aparecer en la plataforma debería garantizar tener estos conocimientos mínimos. Muchas empresas por su propia actividad, sector u operativa o muchas entidades públicas por su actividad no necesitarán esta formación, ya tienen esos conocimientos, pero comercios y establecimientos más pequeños, con sus diversas actividades en diversos ambitos, ajenos en su operativa diaria a protocolos de actuación ante ciertos hechos, que quieran formar parte de la red, deberían recibir esta u otra formación similar.

Desde la plataforma Puntos Violeta, para ubicar puntos seguros fuera de grupos municipales, exigimos al comercio una serie de requisitos, entre ellos la realización del curso y sus actualizaciones anuales.

Descarga la App gratuita

Google Play Apple Store